¿Qué episodio de Star Wars es el ataque de los clones?

La guerra de las galaxias: el ataque de los clones película completa

Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones es una película de space opera de 2002. Es la segunda película de la trilogía de precuelas de La guerra de las galaxias. La película se sitúa diez años después de la batalla de Naboo, cuando la galaxia está al borde de la guerra civil. Bajo el liderazgo del renegado Maestro Jedi Conde Dooku, miles de sistemas solares se separan de la República Galáctica. Cuando la senadora Padme Amidala, antigua reina de Naboo, sufre un intento de asesinato, Anakin Skywalker, un aprendiz Jedi de 19 años, es asignado para protegerla, mientras que su mentor Obi-Wan Kenobi es asignado para investigar el intento de asesinato. Pronto, Anakin, Padme y Obi-Wan se ven arrastrados al corazón de los territorios Separatistas, y al comienzo de una nueva amenaza de la galaxia, las Guerras Clon.

Anakin: Desde el momento en que te conocí, hace tantos años, no ha pasado un día en el que no haya pensado en ti. Y ahora que estoy contigo de nuevo… …estoy en agonía. Cuanto más me acerco a ti, peor se pone. La idea de no estar contigo… no puedo respirar. Me atormenta el beso que nunca debiste darme. Mi corazón late… esperando que ese beso no se convierta en una cicatriz. Estás en mi alma, atormentándome… ¿qué puedo hacer? Haré lo que me pidas. Si estás sufriendo tanto como yo, por favor dímelo.

Comentarios

Pero antes, el equipo regresó a algunos lugares conocidos: una vez más, “Tatooine” está representado por los paisajes desérticos y la arquitectura autóctona de Túnez, donde se rodaron la Guerra de las Galaxias original (ahora Episodio IV: Una nueva esperanza) y el Episodio I: La amenaza fantasma. El interior de la casa de “Tatooine” vuelve al hotel Sidi Driss, en Matmata. El exterior fue un decorado construido en el Chott el Jerid, cerca de Nefta.

Y el Palazzo Reale, el Palacio Real, Piazza Carlo III, en Caserta, cerca de Nápoles, Italia, se convierte de nuevo en el interior de ”Theed Palace” en ‘Naboo’, como para La amenaza fantasma. Más recientemente, el Palazzo ha sido visto como “El Vaticano” tanto en la película de Ron Howard Ángeles y Demonios como en Misión Imposible III.

La plaza está abierta al público y en ella se encuentra el canal, con sus elegantes puentes “venecianos” por los que pasean Anakin (Hayden Christensen) y Padme (Natalie Portman), y la columnata por la que ambos pasean.

Puede que recuerde el Palaçio como el hotel “El Cairo”, donde TE Lawrence (Peter O’Toole) alborota a los oficiales británicos al pedir limonada para su acompañante árabe, en Lawrence de Arabia, de David Lean.

Resumen de El ataque de los clones

No es lo que hay en la pantalla lo que me decepciona, sino lo que no hay. Es fácil aclamar las imaginativas imágenes por ordenador que George Lucas aporta a “La guerra de las galaxias: Episodio II–El ataque de los clones”. Maravillarse ante sus nuevos y extraños alienígenas, sus imponentes ciudades y paisajes, como miles de clones marchando en filas perfectas hacia una enorme nave espacial. Para ver los inicios del lado oscuro en el joven Anakin Skywalker. Todas esas experiencias están ahí para ser vitoreadas por los fans de la serie “Star Wars”, y para ellos esta película afirmará su fe.

Tengo que volver a ver la película para hacerle justicia. Estoy seguro de que disfrutaré mucho de sus secuencias visionarias en DVD; me gustan esas cosas. Otra cosa son los diálogos. Tal vez porque una película como ésta se estrena en todo el mundo el mismo día, los diálogos tienen que ser simplificados para facilitar el doblaje o la subtitulación. El ingenio, la poesía y la imaginación son específicos de los idiomas en los que se originan, y aunque los traductores pueden hacer maravillas, a veces se entienden las palabras pero no la música. Pero en una película con público, ¿por qué no buscar las notas altas? ¿Por qué no dejar que los diálogos sean ingeniosos, elegantes y expresivos? Hay cierta falta de vida en algunas interpretaciones, quizá porque a menudo se filmó a los actores delante de pantallas azules para poder añadir posteriormente sus entornos por ordenador. Los actores hablan más despacio de lo que deberían, de forma llana, objetiva y formal, como si recitaran. A veces eso refleja la pesada carga de la mitología que representan. Otras veces, simplemente muestra que lo que tienen que decir es banal. “Episodio II: El ataque de los clones” es un ejercicio tecnológico al que le falta jugo y deleite. El título es más apropiado de lo que debería.

Natalie Portman

La película se sitúa diez años después de la Batalla de Naboo, cuando la galaxia está al borde de la guerra civil. Bajo el liderazgo del renegado Maestro Jedi Conde Dooku, miles de sistemas amenazan con separarse de la República. Cuando la senadora Padmé Amidala, antigua reina de Naboo, sufre un intento de asesinato, el aprendiz Jedi Anakin Skywalker es asignado para protegerla, mientras que su mentor Obi-Wan Kenobi es asignado para investigar el intento de asesinato. Pronto los Jedi se ven arrastrados al corazón del movimiento separatista y al comienzo de una nueva amenaza para la galaxia: las Guerras Clon.

El Ataque de los Clones fue la primera película de Star Wars en utilizar un sistema digital de alta definición de 24 fotogramas para la mayoría de sus escenas de acción real. La película fue un éxito financiero, recaudando más de 600 millones de dólares en la taquilla mundial. Sin embargo, por primera vez, una película de Star Wars no fue la más taquillera del año; El ataque de los clones terminó en cuarto lugar, por detrás de El señor de los anillos: Las dos torres, Harry Potter y la cámara secreta y Spider-Man.